miércoles, 7 de enero de 2009

Sobre chistes de mujeres al volante

El pasado día 31 de Diciembre, Vanesa y yo alquilamos un coche para ir hasta Praga y celebrar allí la Nochevieja (los vuelos se habían puesto ya a unos precios prohibitivos cuando fuimos a comprar los billetes). Después de llegar a la oficina de la empresa de alquiler y descubrir que se habían fugado con nuestro dinero ("¡¡Diooooooooos!! ¡Otra vez nooooo!"), nos fijamos con más atención y leímos en el cartelito de la puerta que se habían mudado de sede (¿para qué iban a avisar? Total, al final todo el mundo acabaría yendo hasta allí y podría leer el cartelito de marras...).

Una vez en la nueva oficina nos tocó rellenar los papeles de rigor ante la cara de pánfilo del empleado que no se creía que viviésemos en Berlín (me hizo ponerle la dirección de mis padres en Burgos por si las moscas). En ese momento, casi me da un pasmo cuando oí cómo dictaba mi número de tarjeta por teléfono para comprobar si todo estaba correcto, porque no teníamos tarjeta de crédito y colamos una de débito, aunque MasterCard, eso sí (un minuto de tensión y sudores fríos: 0 €; para todo lo demás: MasterCard...). Por lo visto te exigen los datos de una tarjeta de crédito por si la lías demasiado parda y no tienes suficiente dinero en cuenta para pagar los desperfectos.

El caso es que, y ahora viene la miga de la historia, cuando nos llevaron al aparcamiento donde estaba el coche nos encontramos con un cartel de lo más curioso que me llamó mucho la atención. En ese momento no pude hacerle la foto de rigor, pero ahora que ya la tengo os la dejo aquí...


Para los que no lo entiendan, dice literalmente "Plaza de aparcamiento para mujeres". Toma ya, para que luego digan que los alemanes no tienen sentido del humor; pues resulta que han cogido todos los chistes de mujeres al volante y los han convertido en una señal... El cartel aparece justo encima de las plazas que están mejor situadas para poder aparcar y salir directamente sin tener que hacer demasiadas maniobras hasta o desde las rampas de salida y entrada, repectivamente.

Esto me plantea un conflicto moral muy profundo. Por un lado, si interpreto que han reservado a las mujeres aquellas plazas en las que resulta más fácil aparcar y desde las que se puede llegar más directamente a la salida porque consideran que son más torpes al volante, tendría que decir que se trata de un caso de machismo de muy mal gusto. Sin embargo, también podría decir que estamos ante una discriminación positiva feminista, porque a mi que me expliquen por qué las mujeres tienen reservadas plazas mejores que el resto de los mortales, que a mi me jode igualmente tener que hacer maniobra para dar la curva hacia la rampa...

No sé, tendré que pensarlo con calma para ver por qué lado de los dos me quejo.

5 comentarios:

  1. Tú quéjate por el lado que menos problemas te pueda traer con Vanessa jajaja. ¡Qué fuerte lo del cartel!

    ResponderEliminar
  2. jajajaja, muy fuerte la foto, pero muy fuerte. Apunto una tercera alternativa q me suena haber escuchado por ahi (aunq pendiente de confirmacion): a las mujeres en los garajes se les reservan las plazas q estan mas cerca de la salida y/o mejor iluminadas, o mas visibles por el empleado del garaje si lo hubiera, xa evitar violaciones y crimenes varios. Y teniendo en cuenta como son los alemanes, yo creo q la explicacion tiene q ir mas bien por ahi...

    ResponderEliminar
  3. Ah, pues sí, va a ser que va por ahí, je, je. Debe de ser que tengo una mente malpensante a la par que inocente, y no se me había ocurrido pensar en el tema criminal :P. Premio para ti ;)

    ResponderEliminar
  4. es como dice chasingalmacigas, http://de.wikipedia.org/wiki/Frauenparkplatz

    ResponderEliminar
  5. Pues sí, parece que está hasta previsto por la ley. Qué cosas... Todo sea porque mejore la seguridad, que parece ser que sí que reduce el número de incidentes.

    ResponderEliminar

Para evitar mensajes de spam tu comentario se mostrará una vez que sea aprobado, así que no te preocupes si no aparece inmediatamente. Muchas gracias.